Historia

Grup Assistencial Evangèlic.
Pasado, presente y futuro

Encontramos nuestros orígenes en 1879, cuando tres líderes evangélicos crearon un centro sanitario en un piso de alquiler con el objetivo de asistir al enfermo no solo físicamente, sino también en su aspecto psicoemocional y espiritual. La actividad de este hospital ha estado enmarcada en la atención de personas con enfermedades agudas y crónicas.

 

Desde 2007, funcionamos como centro sociosanitario concertado con la Generalitat de Catalunya y a partir de 2010, junto con la renovación de imagen corporativa y con la visión puesta en un edificio nuevo, pasamos a llamarnos Nou hospital evangèlic. Recientemente, hemos reestructurado la organización diferenciando a dos empresas bajo un paraguas común. Desde 2022, el Grup assistencial evangèlic está formado por dos ramas:

Nou hospital evangelic

Que aglutina la actividad asistencial (equipo médico, enfermería, auxiliares, atención psicológica, fisioterapia, trabajo social…)

Dorcas global services

Que concentra los servicios de soporte (recepción, mantenimiento, lavandería, cocina, comunicación…)

Este 2024 esperamos inaugurar un nuevo edificio en Poblenou. El nuevo hospital contará con 198 camas, casi el doble de su capacidad actual. La novedad más destacada será el modelo de habitación doble, la Habitación empática, donde las camas están contrapuestas. Esta consigue crear una percepción de habitación individual, velando por el bienestar del paciente, y facilita el trabajo del profesional.

La construcción del nuevo hospital

¡Hemos dado el primer paso hacia la ampliación de plazas abriendo un área de 36 camas de convalecencia en la segunda planta del Hospital de la Esperanza! Es una oportunidad para gestionar una planta con servicios centrales distintos a los del Nhe y colaborar con profesionales del Parc Salut Mar.

La historia contada de primera mano

Nos encontramos ante un Hospital centenario y su historia nos transporta al tiempo de Isabel II cuando, tras su destronamiento, los evangélicos empezaron a gozar de cierta libertad, como refleja la Constitución de 1869. Aparecieron públicamente grupos evangélicos que hasta entonces habían estado trabajando de forma encubierta y sometidos a persecución.
A pesar de esta tolerancia, cuando los miembros de las nuevas iglesias evangélicas afincadas en España necesitaban ser atendidos en los hospitales oficiales, a menudo en manos de órdenes católicas, eran discriminados e incluso maltratados.

Por eso, tres líderes evangélicos de Barcelona decidieron crear un centro sanitario para la atención de enfermos evangélicos. Sus inicios fueron muy modestos en un piso de alquiler habilitado para ese uso. Gracias a la inestimable colaboración de las colonias extranjeras de Barcelona y un gran número de creyentes evangélicos, en 1893 se adquirió una finca de unos 2.000 m2 en la parte alta de la ciudad, la ubicación actual del hospital. En esta magnífica finca había una casa señorial, que fue inicialmente habilitada para la recepción de enfermos, y así empezó a funcionar la Enfermería Evangélica en 1893.

A partir del año 1904, y en diferentes etapas, se fue construyendo un nuevo edificio, ex profeso para el hospital, que fue ampliado en varias ocasiones y que acabó en 1931. Instalar un quirófano bien equipado para intervenciones quirúrgicas, una sala de partos y un aparato de rayos X.

Ampliación del hospital en junio de 1908
Quirófano de urgencias

El período de la Guerra Civil significó un tiempo de prueba para el hospital, que tuvo que pasar a ser administrado y dirigido por un comité nombrado por los Cónsules de Inglaterra, Alemania, Suiza y Estados Unidos. Pasó a denominarse como Hospital de las Colonias Extranjeras. Durante esos años, fue Hospital de Sangre (Cruz Roja), Hospital de niños refugiados y de donación de alimentos. Terminada la guerra, tampoco mejoró la situación político-religiosa en España y fue necesario prorrogar indefinidamente a la administración por el Comité de Colonias Extranjeras. El inicio de la Segunda Guerra Mundial trajo nuevas dificultades en la marcha del hospital, donde convivían delegados, enfermeras y pacientes alemanes y angloamericanos, a pesar de la beligerancia de sus respectivos países.

Durante la década de los cincuenta, ya superadas las guerras y la delicada situación económica de Europa, un nuevo Comité Ejecutivo y especialmente un nuevo presidente, Sr. Spoerry, dieron un gran empujón a la marcha del Hospital. Se iniciaron obras de ampliación y modernización importantes que terminaron a finales de la década.

Nuevo quirófano en la finalización de las obras en 1953
Celebración del Acto de la Primera Piedra en noviembre de 1969
La calefacción central dejó en desuso el uso de chimeneas, en esta habitación se ve el hogar a la esquina
Atención a niños enfermos, refugiados de la Guerra Civil

El Hospital, aunque pequeño, pasó a ser en esa época, un centro moderno y de buen nivel asistencial al que acudían muchos enfermos particulares, españoles y extranjeros, que con sus aportaciones económicas financiaban su marcha.
Los enfermos evangélicos seguían siendo atendidos en el Hospital en condiciones económicas muy especiales, cumpliéndose las Bases Fundacionales, pero con cierta discriminación y limitaciones. Este hecho producía incomodidad entre las iglesias y sus líderes.
Llegada la década de los 60, se alcanzaron mayores cotas de libertad religiosa en España, aun dentro de la dictadura. Se produjo un movimiento para la recuperación del control del Hospital entre varios jóvenes líderes de las iglesias de Barcelona y con la participación de algunos médicos evangélicos. Después de años de discusión, y gracias a la fuerte posición legal del Patronato de la Enfermería Evangélica, se llegó a un acuerdo firmado en febrero de 1968. Se comprometían a devolver el control y dirección del Hospital a los 5 años y, mientras, permitían al Patronato edificar las instalaciones necesarias para la atención de los enfermos evangélicos en los terrenos del Hospital.

De esta forma, el 1 de noviembre de 1969, como conclusión del 4º Congreso Evangélico Español celebrado en Barcelona, se llevó a cabo la ceremonia de colocación de la primera piedra de un nuevo edificio. Este fue inaugurado como consultorios en septiembre de 1971, que se unió al resto del Hospital al recuperarlo en 1973 y terminado en 1976, añadiendo 30 camas más a la capacidad del Hospital.
Durante años, el hospital trabajó para diferentes entidades de seguro libre, entre ellas la Mutualidad Evangélica, la Mutua Regional de Accidentes de Trabajo y cubriendo las urgencias de una sociedad que englobaba a un buen número de entidades de seguro libre. Más tarde se realizó convenio con la Seguridad Social para ingreso de intervenciones de sus asegurados para reducir las largas listas de espera. A partir de 1986 el Hospital se centró en enfermos crónicos, además de enfermos graves particulares o de la Mutualidad Evangélica y de otras entidades privadas.

Desde el año 2007 funciona como centro sociosanitario concertado con la Generalitat de Catalunya, después de una renovación de patronato y bases fundacionales. Un nuevo empuje para asegurar la profesionalización y la generación continuada de nuevas ideas, y que sigue siendo el motor impulsor actual.
En 2010, junto con la renovación de imagen corporativa y con la visión puesta en una nueva ubicación en la que construir un nuevo hospital, el Hospital pasó a llamarse Nou hospital evangèlic.

 

Dr. Armand Urrutia

Acto solemne de la colocación de la Primera Piedra en 1969, con la totalidad del Patronato y una numerosa asistencia

Barcelona 2023. Un paso adelante hacia el bienestar de las personas

¡Hagámosla visible! Reconociendo la historia del Hospital Evangèlic de Barcelona
En 2015 se publicó una exposición de infografías con el objetivo de acercar la historia de la Fundación a los pacientes, familiares, amigos, profesionales y entidades de la ciudad de Barcelona. Una recopilación de hechos destacables desde los inicios del hospital hasta finales de los años sesenta. ¡Te invitamos a echarle un vistazo!